A finales de año, la revista Top Comunicación publicó un informe especial con una temática sugerente y de alto interés para agencias, profesionales y anunciantes: Cómo van a cambiar las agencias de comunicación en los próximos diez años. La cuestión se planteó a destacados profesionales del sector, altos directivos de las principales agencias de comunicación españolas. Entre ellas, Llorente & Cuenca, Atrevia, Marco de Comunicación, A+A y Sheridan Comunicación, representada por el director general de Grupo Sheridan, Eloy Ybáñez.

Las conclusiones a las que llegaron los expertos apuntan a un cambio profundo que afectará a la esencia misma de las agencias de comunicación. Desde los equipos de trabajo o los servicios hasta el propio modelo de negocio. Especialización, revolución digital, lenguaje audiovisual, integración de la comunicación con las otras disciplinas marketing… son algunas de las claves que van a definir a las agencias en el futuro. Un futuro que, por cierto, ha empezado ya.

A continuación te resumimos este informe especial en ocho puntos clave:

1. Transformación digital (de verdad)

En un mundo digital, con un consumidor hiper-conectado, las agencias de comunicación deberán ser capaces de medir y valorar su impacto tanto en el cliente de la agencia como en el consumidor final. Esto supone nuevos profesionales especializados (incluso de profesiones aún no inventadas), nuevas técnicas de trabajo, nuevos servicios demandados por los clientes y, en fin, un nuevo modelo de negocio. Por su parte, los profesionales deberán dominar las nuevas herramientas de documentación, información, bases de datos, difusión de contenidos… e incluso edición y diseño.

2. El nuevo lenguaje es audiovisual

El vídeo, el micro vídeo o cualquier otra variante se está convirtiendo ya en la forma más práctica y eficaz de compartir cualquier contenido (una opinión, una noticia, una información…). Esta tendencia es imparable, y va a condicionar de manera fundamental tanto el formato de la información como los canales de comunicación. Las RRSS son hoy por hoy el canal universal y el vídeo es su lenguaje. Y en muy poco tiempo seremos testigos de la fusión total de la comunicación tradicional, las piezas audiovisuales y las redes sociales. Las agencias necesitarán recursos y mucha imaginación para crear y producir vídeo en continuo.

3. Llega la comunicación 360º

Es prioritario que las agencias superen el propio concepto de “agencia de comunicación”. Tanto en la estrategia como en la implementación, la comunicación ya no será un coto cerrado de especialistas, deberá abrirse a la colaboración con otras disciplinas y equipos, integrarse al cien por cien con el resto de áreas. La creación de campañas integrales, que difuminen las barreras entre comunicación, publicidad, RRPP, digital, audiovisual, reputación online, etc. ya no será un plus, será una exigencia. Cada campaña deberá nacer de una idea creativa y alinearse en una sola estrategia, que se desarrollará across the board de forma perfectamente integrada.

4. Mayor especialización… o más especialistas

El incremento en las necesidades de marketing de las empresas deberá conllevar una mayor especialización de las agencias en los diferentes sectores y mercados. Otra opción será contar con una diversidad de especialistas que cubran todas estas necesidades y ofrezcan servicios y soluciones concretas  de comunicación, diseño y creatividad, digital, reputación on-off, contenidos audiovisuales…

5. El boom de los influencers

Las marcas ya no son las dueñas de sus comunicaciones ni de sus mensajes. Ahora comparten esa misión con blogueros, instagramers, líderes de opinión, columnistas… Ellos son los nuevos y poderosos influencers que construyen opinión, prescripción y reputación. Una evidencia que las agencias deben incorporar a sus estrategias de comunicación para garantizar que los mensajes de sus clientes lleguen a esos miles, millones de seguidores de una forma más directa… y predispuesta.

6. Comunicación interactiva y experiencial

Hoy, la comunicación continúa siendo unidireccional. Más o menos. El público tiene cada vez mayor capacidad de respuesta y, lo que es más importante, mayor capacidad de elección. Es él quien decide lo que quiere escuchar o leer, y las marcas deben amoldarse a sus exigencias y preferencias. Así, la generación de contenidos de interés seguirá evolucionando hacia una comunicación más experiencial, que es lo que el público demanda; y las conexiones con los diferentes targets serán cada día más segmentadas, más personalizadas. Además, la inmediatez de los titulares y la brevedad de los contenidos serán determinantes para captar la atención de los consumidores.

7. Abiertas al talento y al cambio

Las agencias deberán abrirse al mundo, al talento y al cambio… o cerrarán.  Veremos cada día agencias más cercanas a los jóvenes, a las nuevas profesiones, a los nuevos medios y canales, a la colaboración, a la escucha y a la participación. Abiertas a todo lo que queda por inventar y a todas las revoluciones que quedan por llegar. Y con una extraordinaria capacidad para adaptarse a cada cambio, a cada revolución que surja en el camino. Una adaptación que debe darse en todos los departamentos, toda la agencia debe estar alineada para que la transformación resulte eficaz.

8. Una agencia Inbound

En el futuro, el contenido seguirá siendo el rey, el ADN del marketing. En una comunicación persona a persona el verdadero reto para la marca será ser siempre relevante, ser siempre interesante y atractiva para el público. Compartir lo que realmente demanda, ya sea cultura, ocio, responsabilidad social o información. Con estrategias bien definidas y una total integración de los medios y canales para optimizar cada contacto, cada lead y cada fan de la marca.

La pregunta que debes hacerte ahora es: ¿está mi agencia de comunicación realmente preparada para gestionar mi marca en el futuro? O sea, mañana mismo…

 

Pepe Álvarez de las Asturias

Director de contenidos