Hace diez años no teníamos ni Whatsapp ni Blablacar ni Spotify… ni iPhone. A la velocidad que evoluciona todo, ¿cuánto de lo que hoy disfrutamos habrá desaparecido dentro de otros diez años?…