Los que tenemos ya alguna edad recordamos con cierta nostalgia ese flautín, esa armónica o incluso esos gritos de “¡Eeeeeel afiladooooor, señoraaaaaaa! ¡Ha llegado el afiladoooooorrrr!”. Varias décadas después he…