Todos tendemos a pensar que los espíritus creativos son cosa de los “creativos” (entiéndase los que llevan la palabra “creativo” en su tarjeta o implícita en su profesión: escritores, artistas,…