El próximo 4 de febrero se celebrará la final de la Liga Nacional de Fútbol americano llamada Super Bowl; el mayor acontecimiento deportivo, seguido de manera masiva en los hogares de Estados Unidos y el resto del mundo.

Con alrededor de 113 millones de personas sentadas frente al televisor, la Super Bowl se ha convertido en una de las citas anuales más importantes y esperadas por las grandes agencias de publicidad para potenciar a sus marcas con estrategias creativas.

La publicidad siempre ha participado de este acontecimiento, pero no fue hasta el año 1984, cuando verdaderamente se convirtió en un fenómeno a nivel mundial gracias a un anuncio de Apple. Fueron 60 segundos de video en los que Steve Jobs anunciaba la próxima aparición del ordenador Macintosh, utilizando el formato de “storytelling” o contar historias, frente al anuncio de TV tradicional.

A partir de este momento, todas las grandes agencias agudizan el ingenio año tras año para crear propuestas inteligentes y más creativas, a la misma velocidad a la que suben los precios.

¿Cuánto pagarías por un anuncio de 30 segundos?

A tal punto ha llegado la guerra publicitaria de las grandes marcas durante este partido de la NFL (National Football League), que las cifras pagadas por la emisión en TV de un anuncio de 30 segundos de duración, rondan los 5 millones de dólares. Según Kantar Media, seis conocidas agencias de publicidad se gastarán alrededor del 10% del presupuesto anual en este único acontecimiento. La apuesta es enorme para una sola tarde de fútbol americano.

¿Qué otras estrategias utilizar?

Según datos propios de Adglow, a las marcas ya no les basta con aparecer en la televisión, sino que la clave de su éxito se basa en la interacción con las redes sociales. La guerra entre los anunciantes ha traspasado las barreras de la pantalla de televisión a la de los dispositivos móviles. La celeridad con la que las marcas pueden conectar con su audiencia en las redes sociales, hacen del real time marketing, el protagonista indiscutible.

Desde el año 2014, se ha experimentado un aumento de un 25% en las campañas publicitarias en redes sociales en fechas cercanas a la Super Bowl. Facebook e Instagram fueron las plataformas más utilizadas durante el partido del año pasado, con cerca de 110 millones de personas conectadas y más de 400 millones de mensajes, comentarios y reacciones sobre el evento.

En cuanto a tecnología, los dispositivos móviles son los más utilizados durante el partido. En la pasada edición, un 82% de las búsquedas relacionadas con los anuncios emitidos durante la Super Bowl se realizaron desde este tipo de dispositivo, según datos de eMarketer. Los ordenadores de escritorio representaron el 11% de las búsquedas relacionadas y las tabletas representaron sólo el 7%.

La guerra está declarada: la Super Bowl ha trascendido de evento deportivo a cita publicitaria millonaria dónde las marcas intentarán seducir, atraer y convertir a un público que ya bulle con anticipación, y que espera con impaciencia descubrir los mejores anuncios de la Super Bowl 2018.