¡Año nuevo, vida nueva! Ha comenzado el 2017 y esta expresión que es tan esperanzadora para algunos se vuelve un objetivo empresarial para muchos que nos dedicamos al marketing. Es época de replanteamientos de marca, estrategias anuales, gestión de departamentos, presupuestos… Y ahora, más que nunca, hay una pregunta que nos asalta: ¿Son rentables los esfuerzos en Marketing Digital?

La respuesta es rotunda: ¡sí! El marketing digital no es solo una moda por la que han apostado muchas compañías para desarrollar su presencia online. El marketing digital es una de las herramientas que más impacto y notoriedad consiguen con costes relativamente bajos, y con resultados cuantificables y medibles.

Si no te hemos convencido aún, te contamos 7 beneficios y oportunidades del Marketing Digital:

1. Es económico

Grandes, medianas o pequeñas empresas, todas ellas tienen la posibilidad de invertir en marketing digital, ya que las inversiones son adaptables a las necesidades de cada marca. Además, los precios de las herramientas online son bajos y se consiguen grandes resultados con un ahorro considerable. El 40% de las empresas reconoce el ahorro que ha supuesto utilizar técnicas de marketing digital para promocionar sus productos o servicios.

2. Es efectivo

La inversión digital se puede orientar a distintos tipos de conversiones directas, las que tu empresa necesite. Captar leads, ventas, suscripciones o mejor posicionamiento en buscadores, todos los objetivos son posibles y pueden alcanzarse de manera efectiva. Un dato: en pequeñas empresas, el marketing digital ofrece un 33% más de oportunidades de hacer crecer su negocio.

3. Está presente en cualquier lugar

El 78,7% de toda la población entre 16 y 74 años se conecta regularmente a Internet. El marketing digital permite estar conectado con tu cliente final casi ininterrumpidamente gracias al móvil. Una herramienta que en España ya se ha convertido en el primer dispositivo de acceso a internet, por delante del ordenador.

4. Te permite medir el ROI

Los resultados del marketing digital son medibles y se contabilizan en tiempo real, un gran avance con respecto al marketing convencional. Sabemos cuándo, cómo y dónde nuestros usuarios han interactuado con nosotros, y sabemos también si son nuevos clientes o captados previamente.

Y no solo los resultados son medibles, la interacción de una persona con tu marca se puede seguir, trackear, para provocar nuevos impactos con ella.

5. Genera confianza en la marca

Que un usuario al que seguimos en las redes, y en el que confiamos, sea consumidor de un producto nos induce a consumirlo también nosotros. Gracias al marketing digital, podemos elegir los prescriptores que nos interesen para la marca (influencers, celebrities, medios online) y pactar colaboraciones con ellos, de forma que compartan su experiencia de marca en sus redes, llegando a muchos miles de fieles seguidores. Además de convertirse en embajadores de nuestro producto, a través de hashtags, links, etc. todos esos seguidores tienen acceso directo a nuestra web, donde pueden ampliar información e incluso realizar el acto de compra online. Todo en un “circuito cerrado” digital e inmediato.

6. Está en permanente cambio

Aunque a priori este puede ser un inconveniente, tenemos que tomarlo como una oportunidad para nuestra marca. Nos permite probar, innovar, ser los primeros en algo y, lo más importante, evolucionar con el mercado y llegar a nuevos públicos.

7. Es una herramienta de comunicación directa con tus clientes

Post en redes sociales, mensajes privados, posts en el blog… todos son canales de comunicación directa con tu cliente final. Estos canales son un arma de doble filo, puesto que de su gestión depende un posible beneficio o fracaso para tu compañía, pero son canales efectivos en los que tu mensaje no solo cala en tu cliente actual, sino en clientes potenciales.

Al final, no existen más fronteras que las que tú quieras marcar dentro del marketing digital. ¿Te atreves a probarlo?

 

Silvia Camacho

Digital Manager