Durante el March Madness, torneo de baloncesto de preferencia en los EE.UU., Pizza Hut presentó una zapatilla revolucionaria. Éstas  permiten a su dueño pedir su Pizza de Pizza Hut con solo presionar un botón oculto dentro de la lengueta (conectividad). La pizza se enviaba diréctamente al lugar desde el que se realizaba el pedido.

Pizza Hut produjo 64 pares de Pie Tops, uno por cada equipo participante en el torneo.

Una semana después del lanzamiento, las Pie Tops habían ganado más de mil millones de impresiones de medios en todo el mundo.  Esto condujo a un sorteo especial para finales de marzo: Madness-the Final Four, donde un número selecto de fanáticos pudieron ganar sus propios pares.

La conectividad y geolocalización de las zapatillas Pie Tops llevó la marca Pizza Hut a un lugar protagonista en un evento deportivo que no patrocinaba.