La gestión del proceso de compra completo, desde el punto de vista de creatividad publicitaria, requiere de una priorización eficaz (en volumen y tiempo), para maximizar los resultados y Retorno de Inversión.

La marca Stihl, cuyo objetivo estratégico durante los últimos años ha sido desarrollar el mercado en un segmento de usuarios particulares (además del tradicional de profesionales) de su maquinaria de jardinería, es un buen ejemplo de un ejercicio de priorización.

En el caso de éxito que presentamos con este breve artículo, veremos cómo la marca ha sabido alcanzar sus objetivos de posicionamiento en las fases iniciales de su influencia en el segmento de usuarios particulares, y ha coordinado eficazmente sus medios propios para recoger los frutos de su inversión en medios pagados. La demostración de la eficacia de su estrategia a largo, medio y corto plazo, queda plasmada en los resultados que ofrecemos en el caso de éxito.

Dichos resultados, son visibles además, gracias precisamente a la buena organización del desarrollo de sus medios propios, que han permitido analizar las áreas de mejora de manera continuada, y apoyar el correcto desarrollo del proceso de compra de los potenciales clientes.

Las acciones de Stihl, cubren una gama amplísima de disciplinas de marketing y publicidad. Desde los patrocinios más notorios a las acciones en punto de venta más prácticas, Stihl nos demuestra que su visión de mercado es al menos tan buena como la calidad de sus productos, cuyo éxito es indiscutible a nivel mundial.