Todo lo que debes tener en cuenta para que tu blog corporativo funcione y te aporte resultados.

Hace una semanas nos hacíamos la pregunta del millón: ¿Crear o no crear un blog de empresa? La conclusión, después de analizar los numerosos beneficios que puede aportar a tu compañía, sea del tamaño que sea, fue un rotundo sí. El blog corporativo es una potente herramienta de captación, engagement y fidelización; además de incrementar notablemente el conocimiento de la marca y la credibilidad de la empresa. “El marketing ya no se trata de las cosas que vendes, sino de las historias que cuentas”, nos recuerda Seth Godin. La cuestión ahora es ¿qué contar, a quién, dónde y cómo hacerlo bien para que funcione?

A continuación te ofrecemos siete consejos imprescindibles para asegurar el éxito de tu blog:

  1. La estrategia es lo primero

Lo importante, como siempre, es empezar por el principio. Y en el caso de tu blog, el principio es la estrategia de contenidos. Improvisar no es un buen comienzo. Definir muy bien tus objetivos te ayudará a concentrar tus recursos y optimizar tus contenidos. Estos objetivos deben ser específicos, medibles, alcanzables, realistas y con un horizonte temporal concreto. SMART, según sus siglas en inglés. Generar tráfico a tu web, fidelizar a tus clientes, aumentar la notoriedad de marca, reforzar tu posicionamiento, lanzamiento de nuevos productos… Tú decides.

objetivos inteligentes

  1. Habla de lo que sabes

Tu blog es un reflejo de tus conocimientos y experiencias, la imagen de tu compañía. Razón más que suficiente para hablar de los temas que dominas, sin dejarte llevar por modas o tendencias ajenas. Pero no de cualquier manera:

  • tus contenidos deben ser coherentes con tu marca y tus objetivos
  • deben tratar temas de interés para tu público y aportar auténtico valor a quien te lee (soluciones, información relevante, novedad, etc.).
  • busca el equilibrio entre la variedad y la especialización (no hables sólo de una cosa, pero tampoco te disperses)
  • busca enfoques originales, que te diferencien
  • aprovéchate de la actualidad (noticias, eventos, tendencias…) y cómo puedes aprovecharla para potenciar la notoriedad y difusión de tus contenidos
  1. El cómo es importante

Calidad, antes que cantidad. Además de informar, formar o entretener, es fundamental que cada post esté bien cuidado, en el formato (diseño limpio y fácil de leer; con gráficos, infografías, imágenes, vídeo, etc. que lo hagan más ‘vistoso’ y comprensible); en tono y estilo (didáctico, informal, analítico, divertido, serio…); y en su optimización SEO (palabras clave en texto y titulares, enlaces externos e internos, metadescripción, extensión, etc.). Puedes también incluir enlaces a tus redes sociales o a tu web, una barra lateral con los posts más leídos o un call-to-action para suscribirse a la newsletter. Son herramientas muy útiles para sacarle más partido a cada post.

  1. El quién es esencial

Definir quién es tu público objetivo, o mejor, tus públicos objetivos, es una de las fases primordiales a la hora de crear los contenidos de tu blog. Lo que en términos de Inbound se llama “buyer personas”. Esto es, diferentes perfiles de “cliente ideal”, a quienes van dirigidos tus contenidos.

Cada uno estará interesado en una temática determinada, y además se encontrará en un momento concreto del “buyer’s journey”, variables que tienes que tener en cuenta a la hora de ponerte en su piel y adecuar cada contenido. No es lo mismo una madre que un adolescente o un profesional; ni un cliente que apenas te conoce de otro que te tiene en la lista de la compra u otro que prefiere a la competencia.

banner personal

 

  1. Cuanto más lejos llegue, mejor

Una vez escrito y optimizado, toca compartir el contenido. No vale limitarse a colgarlo en el blog y esperar a que lleguen los lectores en bandada. Hay que ser proactivo, trabajar en su difusión. Y esto supone estar alineados con la estrategia de los demás canales comunicativos de tu empresa: redes sociales, newsletters, ebooks, emailings… Todos deben navegar en la misma dirección, y transmitir un mismo mensaje de unicidad y profesionalidad. Adaptándose a cada canal de distribución en la forma, claro está, pero siempre con coherencia de marca.

  1. Evaluar para mejorar

Finalmente, es necesario realizar un completo seguimiento de cada contenido publicado y distribuido. Analizar su alcance, el número de visitas, los temas más populares, las conversiones, la cantidad de comentarios y su opinión a favor o en contra, los mejores días/horas para difundirlo y en qué canales, etc. Esto te ayudará encontrar tus puntos de mejora en cada una de las variables; y, en consecuencia, a conseguir tus objetivos.

  1. Conclusión. Las tres “C” del blogging.

El blog corporativo es una eficaz herramienta dentro de tu estrategia de marketing de contenidos. Es sencilla y a coste cero. Pero también tiene sus exigencias, lo que podríamos llamar las tres “C”: Constancia, Coherencia y Contenidos de calidad. Y por supuesto todo ello dentro de una estrategia bien definida y acorde con tu imagen de marca. No olvides que, al fin y al cabo, lo que está en juego es tu reputación online. Todo lo que publicas está hablando de ti.

Así que, mejor que hable bien.

 

Pepe Álvarez de las Asturias

Director de contenidos