El comercio electrónico es una realidad creciente en el mundo y en nuestro país: no hace falta ser un gurú del marketing para lanzar tal afirmación, si bien el objeto de este artículo no es descubrir una nueva tendencia, sino poner el centro de la diana en la evolución de esa realidad en nuestro mercado.

Y es que los españoles estamos viviendo un crecimiento exponencial del comercio electrónico, que alcanza aumentos del 29,2% en la tasa interanual, colocando a España ya en el top 5 del ranking de países europeos por penetración (aunque ocupemos el último puesto de ese top 5 y sea hasta 7,5 veces inferior a los datos del Reino Unido, antes del famoso Brexit…).

top ecommerce

“Tipical spanish”: llegamos los últimos y nos empeñamos en sumarnos a las “modas” hasta ser los primeros…

Todavía hay detalles relevantes, como que el 90% de los clientes, si pueden elegir, prefieren hacer sus compras en el comercio tradicional, aunque por otro lado, para el 74% de los internautas, el comercio electrónico es una tendencia habitual y el gasto medio por usuario crece constantemente.

diagrama de ecommerce

Y una vez que sabemos que el comercio electrónico es una realidad, que crece, que es el futuro… y que todos tenemos desplegadas las velas para poner el “viento digital” a soplar a favor de nuestra empresa, debemos bajar a un análisis más profundo porque ni todo es tan sencillo, ni está todo hecho.

Y es que si miramos la tasa de abandonos de carrito que sufren las tiendas online en nuestro país, vemos que nos enfrentamos a un porcentaje dramático y que experimenta mejorías irrelevantes: en 2015, se abandonaban el 95% de los carritos iniciados; en 2016 se abandonan el 94%… Mala pinta, ¿no?

circulo con numero

Esta tasa de abandono tiene mucho que ver con la madurez del proceso de compra, que evoluciona en nuestro mercado de forma imparable soportado por una de las grandes ventajas de la compra online.

¿Y cuál es la gran ventaja de la compra online?: que permite comparar sin desplazamientos y con una inversión mínima de tiempo.

No nos engañemos, dentro de nuestra vanidad social a los españoles nos gustan cada vez más los chollos y presumimos de los descuentos que hemos logrado y de lo barato que compramos. Esa es una de las causas principales de abandono de carritos, la comparación de precio.

Otros de los factores pueden ser: que el precio anunciado resulte engañoso porque no incluya los gastos de envío, que el proceso de compra en sí sea largo, complejo o tedioso y provoque el cansancio del comprador, o simplemente que el e-commerce no genere garantías.

Y es que la evolución del proceso de compra online entra en madurez y se acerca a las reglas básicas del comercio tradicional: que sea bueno, que sea bonito, que sea barato (que no me engañen) y que el vendedor me caiga bien… y las plataformas deben trabajar en el análisis profundo de su embudo de ventas digital para paliar todos estos factores que pueden ser favorables o adversos.

Y el mejor consejo posible, buscar un especialista con criterio que tenga capacidad de análisis de los embudos de venta y experiencia en la gestión de tráficos en e-commerce.

 

Ernesto Castro